En esta sección presentaremos paginas profundizadas siempre nuevas para explicar y ampliar el conocimiento de todos aquellos significados y símbolos ligados a las manifacturas que proponemos.
Desarrollaremos un espacio dedicado a las piedras preciosas y semipreciosas que más frecuentemente se utilizan en las joyas tratadas por nosotros. Con la publicación de cada nueva página enviaremos una email a todos los que están apuntados a la newsletter, pero nunca más de una al mes.
Aquí abajo puedes encontrar las formas de apuntarte gratuitamente.

 

Envía tu email



 

 

 

 

 

 

No se puede hablar de joyas celtas sin antes introducir datos sobre la cultura Celta. Los estudiosos llaman Celtas a aquellas poblaciones que dieron vidas a una civilización desarrollada alrededor del 1000 a.C. en Hallstatt (Austria), y que alcanzó su mayor esplendor artístico, social y espiritual en el 300 a.C. y se extendió a toda Europa, desde Inglaterra a España, Francia y Alemania.
Aunque no existan limites territoriales ni fechas concretas que indiquen el momento exacto en el cual estas poblaciones se establecieron en Europa, sabemos que tienen su origen en cepas
Indoeuropeas, y que una vez establecidos en estas regiones, supieron integrar sus creencias - como el antiguo credo a la Diosa Madre Tierra y a la feminidad - con las características masculinas y solares de los Dioses ya existentes, transformando por completo la cultura de la época y creando una manera nueva de interpretar la relación entre el hombre y su espiritualidad.
Los Celtas y su Cultura representan las raíces más profundas y antiguas de toda Europa, aquellas que todavía hoy conservan la idea del antiguo lazo con la naturaleza que la religión druida había enseñado: los Celtas de hecho se deben considerar más una cultura que una población. Ellos nunca crearon un imperio ni siquiera adoptaron el concepto de estado; su organización social se constituía por tribus o clanes que se reconocían en un antepasado común y que a menudo luchaban contras las tribus vecinas por la posesión de bienes y ganado. Nunca luchaban por poseer territorios: la propiedad privada se medía según el numero de ganado u objetos valiosos, mientras que la tierra era una propiedad común para todo el clan.
Los Celtas eran ganaderos, campesinos y cazadores. Su división social se producía según unas normas de expresión de los Dioses, porque los Druidas - hombres sabios, sacerdotes - enseñaban la existencia de un único Dios, desconocido e inalcanzable, y que se expresaba en las tres fuerzas básicas: Fuerza-Poder-Voluntad; Conocimiento-Ciencias-Sabiduría; Amor-Creatividad-Productividad.
Los Druidas representaban el “Conocimiento-Ciencias-Sabiduría”, eran maestros de Sabiduría y conocían la grandeza de la tierra y del cosmos, la voluntad de los Dioses, enseñaban en los bosques sagrados y en las cuevas sus saberes y aseguraban la inmortalidad del alma y la supervivencia después de la muerte.
Los guerreros eran la manifestación social de “Fuerza-Poder-Voluntad” y en este ámbito se escogía, por elección, un jefe cada año y un general en caso de guerra.
Finalmente la clase de los artesanos daba vida a la fuerza “Amor-Creatividad-Productividad” como un ímpetu divino que quiere manifestarse.


El conocimiento y el uso de las energías del hombre y de la naturaleza, los ciclos y poder de la palabra sobre los elementos, eran características presentes en la tradición espiritual Celta.
Los Celtas fueron los antepasados ideales de una espiritualidad capaz de volver a considerar la Tierra como Madre, el Cielo como Padre, y las innumerable formas de Vida como signo tangible y comunicativo de su presencia.
La población Celta viene sobretodo asociada con el aspecto mítico de sus tradiciones, de su espiritualidad y de sus expresiones artísticas. Llevar una joya que reproduzca los antiguos símbolos Celta es la manera de reafirmar la santidad de la Vida en todas sus expresiones, considerando el mayor bien de los hombre su propia Libertad que va más allá de cualquier ideología.
Así que se hace indispensable el conocimiento de los símbolos Celta: eran la manifestación concreta de un Mundo Espiritual Superior y adquirían un significado sagrado. Cada uno de ellos lleva un mensaje, una manera distinta de relacionarse, hacer frente a la Vida y también a nuestra propia alma. El símbolo tenia para los Celta el fin de juntar el mundo exterior con el significado interior, en forma de estado de animo, intuición, emoción, conciencia. Representaba una referencia exterior que tenia que provocar y evocar un evento interior: unir el mundo de la materia con el del alma humana.
Para los Celtas los símbolos hablaban el lenguaje de la profundidad del ser, permitiendo el contacto con los reinos internos del alma humana, eran como canales y puentes para las energías superiores. Sus antiguos abalorios, signos, objetos, joyas e imágenes todavía hoy se elaboran, reconociendo en los Celtas y en sus raíces culturales la base donde poder reconstruir la identidad perdida.

SIMBOLOS CELTAS RELACIONADOS:


Alfabeto Ogham

El Triskel

El anillo de Claddagh

Glastonbury



Cruz Celtica


El Pentàculo


La Diosa Epona
y el caballo
   

 


© Ethnica | P.IVA: 02713650238 | Per maggiori informazioni: tel. +39 045 8005734 - info@ethnos.biz